VISITANDO EL DELTA DEL PARANÁ

Lo que hoy apreciamos como ciudad del Tigre. a 27 kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires, cuenta con su propia fisonomía. Tiene el ferrocarril y sobre el río Tigre se halla la estación fluvial, de donde parten las embarcaciones, lanchas colectivas, que atienden el tráfico de pasajeros y habitantes de las islas, al igual que los catamaranes para turistas nacionales y extranjeros. De la estación fluvial, Domingo Faustino Sarmiento, parten también lanchas a la República Oriental del Uruguay.

EL CANOTAJE ARGENTINO

Sobre las ambas márgenes del río Tigre se aprecian numerosos clubes del deporte náutico a remo, que pertenecen a las colectividades extranjeras y grupos nacionales, como son el Buenos Aires Rowing Club fundado en 1873. A su lado está el Canotieri ltaliani (1889), enfrente el Club Suizo, Nahuel, América Hispano Argentino (1900), Hacoaj (judío) v L'Aviron (francés). Y frente al río Luján, Rudein Verein Teutonia (alemán) v el Club de Regatas La Marina, fundado el 18 de julio de 1876, del antiguo club Español de la Ciudad de Buenos Aires. Este club de remo fue constituido por un grupo de navarros carlistas y las palas de remo como los colores del club eran rojas y blancas.

Al lado de éste, está el Tigre Sailing Club y Remeros Escandinavos. Todos unidos hicieron de la región "La Capital del Remo Argentino" y sus socios navegando por los riachos dieron otra vida a sus islas y constituyeron numerosas residencias de fin de semana.

LAS RESIDENCIAS

A fines del siglo pasado, en ambas márgenes del río Luján fueron construidas suntuosas residencias de habitantes de la ciudad de Buenos Aires, al igual que los ejecutitivos de las compañías extranjeras como son el Tigre Club, en el Paseo Victorica (dicho sea de paso es un apellido vasco que significa cinturón), que hoy es Centro Cultural y el Museo Naval.

De tal suerte, siempre en tierra firme, subsisten mansiones señoriales en todos los estilos arquitectónicos junto a una Capilla de Nuestra Señora, construida en 1876 en estilo gótico flamígero.

SARMIENTO

El escritor y periodista Domingo Faustino Sarmiento, el gran maestro de América, descubre estas zonas en 1855, es un encuentro con la naturaleza. Como otro célebre escritor argentino Marcos Sastre, quien escribe el Tempe Argentino, donde describe la belleza natural y salvaje del Tigre. Sarmiento hizo poner un cartel en su finca "Welcome to the shade" (bienvenido a la sombra).

LAS COLECTIVIDADES SE ASIENTAN

En la zona de las islas, o sea frente al río Luján y los ríos y arroyos que componen las islas. hasta la primera sección que alcanza, el río Paraná de las Palmas, por un lado y el río de la Plata por el otro, se aprecian las casonas de los antiguos pobladores, colonos provenientes de Europa., como franceses, ingleses, alemanes, españoles, italianos v vascos, que llegaron hace más de un siglo, a poblar estas tierras y que hoy resuenan sus nombres en los frutos de la tierra, en astilleros, en embarcaciones, en hoteles, en recreos, que sus dueños, algunos hijos de aquellos colonos atienden con cortesía habitual y con especialidades de sus paises de origen. Podemos citar al presidente de la junta directiva del Hospital Zonal que es el Sr. Urionaguena, a su vez propietario del Aserradero Euskadi con tecnología moderna en carga y descarga.

La zona del Delta es activa productora de frutos y hortalizas de todo tiempo. En invierno abundantes cítricos y en verano frutas de carozo y hortalizas variadas junto a un activo mercado de plantas florales, azaleas, hortensias, camelias, jazmines del cabo, madreselvas, azahares, calas. etc.

Además por el microclima que impera, están muy desarrolladas varias plantaciones forestales salicáceas y pinus, junto al formil y mimbres. ha sido declarada reserva ecológica natural por el Municipio del Tigre.

Los amantes del Delta está de para bienes, porque pueden observa, conservar y proteger en plenitud el milagro de la obra de Dios en la naturaleza.

LOS VASCOS EN El DELTA

En ese paisaje incursionaron los primeros vascos surpirenaicos (es decir de España) que llegan al arroyo Carabelas en 1847. se dedican al duro trabajo rural, siendo agricultores y logran bienestar y fortuna. (Ver articulo en esta pagina de Hilario Urionaguena, "Historia de la llegada de los vascos al rio carabelas - Delta del Rio Parana - Buenos Aires - Argentina - año 1860))

Los vascos norpirenaicos (es decir de Francia) llegan al Río de la Plata y deciden ir al Delta alrededor de 1860 a las tierras fiscales que ofrecen a los colonos.

Como decíamos Domingo Faustino Sarmiento en 1855 hace su primer viaje al Delta segun dice Liborio Justo, fue al encuentro de la natura en forma total, de ese "Far West" a las puertas de Buenos Aires de ese delta que llamó El Carapachay y escribió para el diario El Nacional y otros diarios capitalinos, notas y artículos, hoy día publicados por la editorial Eudeba. Sarmiento compra una fracción de tierra en el Abra Nueva, paraje La Reculada (hoy Espera y Sarmiento).

Sarmiento dice que para ese tiempo había 1450 franceses (entre ellos muchos vascos norpirenaicos), 17 ingleses., 70 españoles e hijos del país e italianos en buen número, teniendo entre todos diez millones de duros en propiedades que han creado (pag. 15 de El Carapachay). Es Sarmiento que planta el primer mibre que hiciera traer de Chile, el día 8 de septiembre para que sea un elemento de riqueza para los colonos, al igual que el formio que hiciera traer de Australia para que hicieran cuerdas y la nuez peacan que vino de la Florida, para alimento humano.

Los vascos, devotos de Nuestra Señora de Aranzazu patrona de Guipúzcoa hacen traer su imagen que hacen de la población del Delta San Fernando su santa patrona. Los vascos norpirenaicos (de Iparralde según la denominación vasca) son los que vienen a colonizar la primera sección del Delta. Estos colonos trajeron elementos de trabajo y otros que compran en San Fernando y ese transporte se hacía con barcos a vela. se trataban en general de familias numerosas. El gobierno les adjudica tierras a su elección v les recomienda que no hagan ninguna construcción por debajo de los dos metros v medio por los repuntes o crecidas y se ponen manos a la obra.

Llegan los agrimensores que determinan las parcelas y del detalle sobra un remanente que tres familias adjudicatarias, Sartou. Oyarbide y Cathery,. deciden que ese terreno fuera destinado a una escuela primaria para que sus hijos aprendan la castilla. A su vez el edificio es ofrecido por Timoteo Muller que tenia su casa La Turingia sobre la Angostura. El edificio de la escuela se hizo de ladrillos asentada en barro con techo de tejas y fue inaugurada el 12 de octubre de 1889. Entre sus primero maestros figura la señorita Barthe, hija de colonos.

LAS CASA DE LOS COLONOS

Los colonos hacían sus casas en general en dos niveles como la de Oyarbide. En la planta baja a un metro estaban el comedor y la cocina grandes, la pieza cubierta para el horno de pan. la despensa. En la segunda planta estaban los dormitorios y depósitos. Poseían en general animales de granja, algunos tenían cuatrocientos gallinas ponedoras animales vacunos, cerdos y por supuesto perros de guardia.

LAS ACTIVIDADES

Nos cuenta Ernesto Cathery, de aquellos tiempos y de los productos que llevaban al mercado del Puerto Nuevo de San Fernando, en chalanas con botavara. hasta el punto llamado La Reculada, donde esperaban el remolque de un barquito que habían contribuido a comprar.

Estos colonos iban ahorrando de cada venta y lo ponían en una caja de ahorro del entonces Banco Popular Argentino (1873). llamado la colmena. lo que junto con los vascos del río Carabelas, logran comprar el barco, llamado simbólicamente UNI-DOS.

El río se dio en llamar Espera. porque allí esperaban su navío para el remolque. El Puerto Nuevo de San Fernando les cobraba a los colonos un derecho de desembarco y otro por tipo de mercadería. El trabajo se hacía familiar. pero también tenían peones indios de la familia guaraní guaycará. Las construcciones tenían defensas de protección de animales salvajes como los yaguaretés. comadrejas y otros.

Los colonos contaban con armas de fuego. escopetas de retrocarga y fulminante y usaban trampas para cazar animales de piel.

LAS FAMILIAS VASCAS

Podemos ensayar un listado de los apellidos de las familias vascas colonizadoras:

AGUIRREGOMEZCORTA
AIZMENDI
ALCORTA
ALDAZORO
AMEZQUETA
ARBURU
ARRUTI
ARTIGUENAVE
ARZUAGA
AYAPE
BERRUETA
BUTRON
CASTAÑAGA
CINCUNEGUI
DURONEA
EGAÑA
ELIZONDO
ENSUNZA
ERDOZAIN
ERRAMUSPE
EZPARZA
GARRO
GRAGIRENA
GUENETXEA
GUERRICAGOITIA
HERNANDORENA
HERNANI
IREGUI
IRIONDO
ISASA
IZAGUIRRE
JAUREGUI
JAUREGUIALZO
JAUREGUIBERRI
LERCHUNDI
LETE
MENDIETA
MENDIZABAL
NOEL
OLANO
OLARAN
ORBEGAZO
SALAVARRIA
SAN MARTIN
SAN SEBASTIAN
SUBIJANA
TAPIA
TOLOSA
URANGA
URIONAGUENA
VERGARA
YRIGOYEN
ZABALA
ZUBIÑA
ORTHOLAN
ARTEAGA
DUCLOS
DUVIELH
ABADIE
CATHERY
PEYRET
LARRE
OYARBIDE
LARROQUE
SARTOU
ARZUMENDI
YRIONDO
GUITRON
ARAQUISTAIN
BARRENECHEA
GERBACIO
DOURISBOURNE
VERRIER
URDUNA
MARTIARENA
GOICOECHEA
RINBAUT
BARRENECHE
LAXAGUE
TAMBOURY
ETCHEGOYEN
NAVARRO
LAFAGUE
LAPAILLE
GAZTAMBIDE
EXCHEBEHERE
SUBERAN
LASARTE
ARRASTIA
AQUERRETA
BASTURRE
ILDARRAZ
ORMAECHEA

Valga el homenaje de recordar a estas familias vascas que con su labor hicieron un futuro en el país.